De arranque, vamos a citar las fuentes como corresponde. Hay una escalofriante lista de escándalos repugnantes de los 12 años K que mi hijo Diego corrigió y aumentó de un texto anónimo que estaba circulando por las redes sociales.

Me parece una bomba que hace estallar nuestra memoria y nuestra indignación y por eso hoy quiero recuperarla en mi columna. Pero al final, hay una sorpresa. Hace un par de días que me están llegando por email y Whatsapp una columna viralizada que me pertenece.

Me llamó la atención que me manden una columna mía que encima es de hace 5 años. Y que todavía tiene vigencia simbólica frente a la posibilidad de una victoria de Cristina el próximo domingo y en octubre. Es un texto anónimo que dije en radio Continental y que también había tomado de las redes sociales. Increíble. Pero vale la pena escuchar las dos cosas. Este es el texto que recuperó Diego:

Hotesur. Los Sauces. La ruta del dinero K. Contenedores de la Aduana. Skanska. Hinchadas Unidas Argentinas. Sueños Compartidos. Proyecto X. La mafia del juego. El mausoleo de Néstor. Enriquecimiento ilícito. Rudy Ulloa. Barreiro, el jardinero millonario. Milagro Sala. Antonini Wilson. Embajada paralela con Venezuela. Dólar Futuro. Muerte de Nisman. Pacto con Irán. Cepo al dólar. Chatarra ferroviaria. Aguas bonaerenses. Los vuelos de Scioli. Los mails de Jaime. Ciccone. El auto trucho de Boudou. Las casas fantasmas en la Costa. Domicilio en un médano. Siniestro ferroviario de Once. La Isla Demarchi. Universidades y telenovelas truchas. Sobreprecio obra pública. La aduana de Echegaray.

La patota de Moreno. La intervención del Indec. Las cadenas nacionales. La operación contra Olivera. La operación contra De Narváez. La operación contra Luis Juez. El reparto de la pauta oficial. Escraches en Fútbol para Todos. El fraude fiscal de Cristóbal López. Aerolíneas de La Cámpora. D’Elía pidiendo fusilar opositores. La guerra contra el campo. Los manuales escolares K. El Fútbol para Todos. El barco de gas fantasma. El Triple Crimen de General Rodríguez. Plata del narcotráfico para campaña. La “sensación de inseguridad”. Menos pobres que en Alemania.

Los ñoquis del Senado. El fraude en Tucumán. Los bolsos de López. La caja de seguridad de Florencia K. La mujer de Máximo y Argentina Sonríe. El espionaje a opositores. Los viáticos oficiales truchos. 6,7,8. Compra de tierra fiscal a precio vil. Los 2 millones de dólares de Néstor K que pusieron de espalda a Víctor Hugo. Las joyas de Cristina. La escala en las Islas Seychelles.

El “Vamos por todo”. Plan Qunita. El gasoducto del NEA. El valijero Fariña. La Bóveda de Lázaro. Los fondos de Santa Cruz. La Bolsa de Felisa Micelli. Las mafias del Caballo Suarez. La mafia de los medicamentos. Las pensiones truchas. La violencia contra los Qom. La cooperativa de Mamá Ofelia. La Rosadita. Los concursos de fiscales truchos. La bolilla caliente de Oyarbide. Gils Carbó.

El corrupto juez Eduardo Freiler. Milani, jefe del Ejército. La Universidad de las Madres. Vatayon Militante. Los subsidios del Oncca. La cosechadora de Moreno. El bizarro viaje a Angola. Los 7 soterramientos al Sarmiento. Los muertos ocultos de La Plata. El Informe Papel prensa. La mentira de los nietos. Cierre de 5 mil tambos. El cepo al dólar. Amenazas a empresarios. Alquileres del contador de la familia K. Santa Cruz sin clases. La Persecución a Campagnoli. Sillas de ruedas tiradas en el PAMI. El odontólogo de Néstor y los narcos. La estatización de YPF. Las candidaturas testimoniales.

En fin, podríamos seguir horas. Fueron más de 12 años del gobierno más corrupto y autoritario de la historia democrática. Y ahora, casi como una consecuencia de todo esto, resucitamos este texto que leí en otra radio hace 5 años. Ahí va:

Le quiero contar algo personal. Ayer recibí un mail de esos que habitualmente no abro porque le temo a los virus, porque no tengo tiempo de leer cadenas y por varios motivos más. Pero lo abrí porque me lo enviaba alguien al que yo respeto profundamente por su talento y la ética que expresa en todas sus acciones. Hablo de Juan José Campanella que en el asunto decía: “sin ofender a nadie”.

Y después reproducía un texto conmovedor bajo el título: “Con mucho dolor, digo”. Vivimos tiempos de cólera donde se castiga muy fuerte la opinión distinta. Me dio ganas de convertir ese texto que no tiene firma en una columna y le pregunté a Juan si le molestaba que lo leyera al aire y que lo identificara como la persona que me mandó el mail. Me contestó de inmediato lo siguiente:

“Querido Alfredo: No me molesta ninguna de las dos cosas, pero ojo que no lo escribí yo. Sólo lo forwardeé borrando a todos los anteriores. Parece mentira que hoy haya que tomar esas precauciones. Me pareció un texto excelente que me representa totalmente. Abrazos, Juan”. Aquí va este texto anónimo que anda despertando conciencias por internet:

A todos, ¿qué nos pasa? Una sensación de impotencia, de frustración y abatimiento nos noqueó. En muchas reuniones privadas, en el trabajo, en la calle, en los trenes, se comenta. Pero siempre en privado. Ya parece no quedar nada del orgullo de ser argentino. Y no es la economía. Ni siquiera el caso Ciccone. Ni de los hermanos Schoklender. No se trata de Moreno y su avasallamiento tercermundista. El problema no es el tren de Once y los 52 hermanos que murieron… lamentablemente. Ni tampoco el uso de las reservas. No se trata del paro de los maestros, ni de las mentiras del Indec. El problema es otro. Estamos perdiendo en silencio a nuestra Argentina. La metamorfosis es brutal.

El país que tenemos hoy no es el que imaginamos, y el país de mañana será mucho peor de lo que imaginamos. No hay respeto. No hay educación. No hay diálogo. La búsqueda de la excelencia se abandonó por completo. Nos acostumbramos al atropello del poder político, al patoterismo. Al corto plazo sin una visión de país que nos ilusione. Que nos enamore. ¿Qué queremos? Volver a sentir orgullo de ser argentinos Viajar seguros. Ver un desarrollo cultural sostenido. Transitar por las calles sin piquetes. Escuchar a un presidente conectado con el mundo. Decidir qué comprar. Qué libros leer. Respetar al maestro.

Los delincuentes presos. Estadistas conduciendo al país. Economistas manejando la economía. Calma y paz. No al odio y la crispación. Los tres poderes funcionando. Comprar dólares. O no. Recibir cosas del mundo y poder enviar cosas al mundo. Si querés lo mismo, circula este mail. En paz, Argentina, te quiero. Y no quiero perderte.

Le doy mi palabra.

Radio Mitre – Alfredo Leuco