El sistema SISA detecta errores o inconsistencias en lo informado por el productor referente al origen de las semillas. Cuando esto ocurre el INASE informa al productor que ha perdido el derecho de hacer uso propio y si no compra nuevas semillas ARPOV lo demanda por violar sus derechos de propiedad intelectual.