Eliminación de las tintoreras

Desestimar la variedad COT, como verdadero malbec.

Generar un protocolo de calidad

Por cinco años prohibir nuevos viñedos en toda la provincia y muy especialmente en el Valle de Uco, no permitirle a las bodegas formadoras de precios nuevos implantes, solamente tener en cuenta aquellas necesidades de reemplazo para pequeños y medianos productores

Crear un sello de calidad controlado por el INV denominado LC (Lealtad Comercial) obligatorio en las etiquetas de aquellas bodegas que cumplan con el contrato de acuerdo con la ley 9133 y que respete los precios de referencia institucionalizados que hoy no tenemos y plazos.

Dicho de otra manera, un precio establecido en forma institucional, más plazo y forma de pago deben estar reflejados claramente en el contrato.

De esa manera la relación ajustada a derecho es trasparente, dinámica, y va a favorecer al consumidor y al productor.

Hoy falta el árbitro, que está más comprometido con las grandes bodegas, que con los productores, cuando decimos árbitro decimos: políticos, INV, etc.

Organismos tantos nacionales como provinciales, que hoy miran para otro lado.

Sabemos que el consumo ha bajado, el mercado cambió, lo que no cambió es la demanda de varietales buenos, que generan vino de la misma calidad y ésto describe además el territorio del Valle de Uco, no sobran tintas buenas, lo que sobra es trampa, desinformación y creación de excedentes para no pagar el precio que corresponde.

Falta quien lidere el cambio que precisamente no va a estar ni en Fecovita, ni en Bodegas Argentinas, ni en Zucardi, tienen que ser los productores y una clase política que entienda estas razones y se juegue por ellos.

Hoy frente a la crisis económica agravada por la pandemia  coronavirus, se abre una nueva posibilidad para que ordenemos nuestra actividad.

Nuestra entidad fue pionera en reclamar un contrato de vinculación, no solamente para la uva sino para toda la producción primaria de Mendoza, tenemos un modelo que se puede ver en nuestra página www.srvalledeuco.com.ar. Fuimos los primeros en denunciar el abuso monopólico de las bodegas en  nuestra provincia, fuimos los primeros en solicitar en muchos ámbitos un protocolo institucionalizado de nuestros varietales. Estamos construyendo en forma privada un banco genético de nuestro malbec.

Dentro de nuestro programa ambiental que abarca varios aspectos, a saber: promoción de buenas prácticas agrícolas junto con la Provincia, basura controlada en fincas junto con el Municipio y defensores de la Ley Ambiental 7722 en todo el Valle de Uco y el sur provincial con todo el pueblo.

Todos los análisis económicos hablan de la necesidad de que este país exporte e ingresen divisas genuinas. Desde nuestro sector de producción primaria le pedimos a nuestros políticos que eliminen todas las retenciones, que la carga impositiva se reduzca en función de lo que producimos, como máximo tres impuestos, uno nacional, uno provincial y uno municipal. Adecuar régimen laboral para las economías regionales, basta de juicios, generar diseños financieros más ágiles y más modernos, con tasas competitivas direccionadas a la incorporación de tecnología de riego, renovación de maquinarias, promoción de la comercialización de nuestros productos más cercanos al consumidor.

Si al peligro de pandemia le sumamos la escasez de agua y el desinterés político por terminar con la concentración económica, son las condiciones que están generando un conflicto social que no va a tener retorno.

Ustedes tienen la palabra