Con una mesa de enlace dividida, la representación del campo se apresta el próximo lunes llevar a cabo un paro por 72 horas, en protesta por el impedimento de exportar granos, maíz específicamente, que dispuso el Gobierno nacional, entre otros álgidos puntos que reclama el sector agrario.

A diferencia de otros momentos de la historia reciente del país, Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Sociedad Rural Argentina (SR) y Federación Agraria (FA) coincidieron que hay que parar al campo. Mientras, Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO) consideraron que «no es el momento de llevar a cabo esa medida de fuerza, más allá que no está de acuerdo con decisiones que toma el Gobierno nacional», aclararon desde esa entidad agraria.

Sobre la actitud de CONINAGRO, su titular Carlos Iannizzotto, aseguró: «Nuestra actitud es una medida a favor del país y no a favor del Gobierno. No es momento para un paro, sí para reclamar que las medidas tomadas por el Gobierno intervencionistas y reguladoras del mercado no son las adecuadas y el sector cooperativo las rechaza por completo. Además, hay un marco social muy complejo y queremos a través del diálogo poder solucionar alternativas para mejorar la competitividad, mayor producción, mayor trabajo y empleo».

Al respecto de la postura de la entidad con el resto de la denominada mesa de enlace, sostuvo: «Esto no significa romper con la Mesa de Enlace en absoluto, simplemente que con CONINAGRO responde al mandato de sus bases que consideran que no es oportuno sumar un conflicto más a una situación social muy compleja. Queremos agotar las instancias del diálogo, de escucharnos con el Presidente y con su equipo económico, para encontrar un rumbo y una política de crecimiento de empleo y de aliento a los que inviertan todos los días como son los productores».

«El gobierno va sobre el campo por estrategia de poder del kirchnerismo»

Para escuchar al sector del campo en pie de guerra, El Ciudadano entrevistó a un miembro de la Mesa Ejecutiva Nacional y referente regional en Cuyo de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Mario Leiva, quien, al referirse sobre el paro, dijo: «El paro que realizará el campo es consecuencia de una política desacertada que cae permanentemente sobre la producción, que si uno la analiza con detenimiento es, en realidad, una maniobra política que lo único que está mirando es una estrategia de poder y no de recuperar la economía del país que está en serios problemas».

-¿Por qué a esta situación la ven de esta manera?

-Lo que se le quiere hacer a la cadena agroindustrial del maíz, interrumpiendo las exportaciones, es el primer paso para ir por toda la producción agropecuaria de la nación, porque esto hay que enmarcarlo en una estrategia de fondo que maneja la señora Cristina Fernández de Kirchner.

-¿Es la visión que tienen las tres entidades que van al paro?

-Sí, todos consideramos que es una estrategia de fondo de poder y de someter a aquellas provincias y a aquellos dirigentes que no están de acuerdo con lo que se le está haciendo al campo. No se puede entender como un país que necesita divisas coloca tantas trabas a una de las cadenas productivas más importantes a nivel mundial que tiene Argentina, como la producción de maíz. no se puede entender que desde el gobierno perjudique al aparato productivo

-Por lo expresado, no se detiene la medida…

-Quienes constituimos el campo paramos con mucha pena, pero lo hacemos cansados de tanto manoseo. Lo de las exportaciones y las retenciones a las mismas, son parte de un oscuro esquema que baja desde el Gobierno nacional.

-¿A qué se refiere con oscuro esquema?

-Empezó con Vicentin, siguió con el impuesto a la riqueza, embestidas contra la propiedad privada y del camporismo de tomar campos. Entonces el campo dice basta, porque a la presión impositiva surgen todos los días una medida contra el campo y, repito, esto es una estrategia de poder del kirchnerismo.

-Repite mucho esto…

-Sí y lo seguiré repitiendo, porque esto no es una cosa improvisada, está muy bien pensada. No tiene que ver con recuperar el país, ni pensar de cómo salimos de la pandemia, ni cómo vamos a combatir la pobreza. Todos esos puntos no son parte de la agenda institucional del Gobierno.

-¿Por qué CONINAGRO no tiene la misma postura?

-No, no se puede entender que se perjudique a la cadena industrial de maíz, como al resto de la produción, por eso consideramos que CONINAGRO está equivocado con su postura de no adherir al paro, anunciando que lo que está haciendo el Gobierno es una medida a favor del país. Dónde le ve usted que se está a favor aumentando impuestos y más presión impositiva al productor primario.

-Pero, Iannizzotto señaló que la posición de la entidad que preside es a favor del país y no del Gobierno…

-Sería interesante que esa entidad que dice representar al campo y a sus productores se pregunte y pregunte al Gobierno, qué pasa con la vitivinicultura y por qué no están bien los productores de las cooperativas vitícolas, por lo que le repito la pregunta, de dónde saca Coninagro que la postura que asume puede favorecer el país. Nosotros, en Mendoza estamos muy enojados y preocupados, por eso apoyamos absolutamente los productores de maíz, como a todos los productores del país, porque esto arranca con un sector y luego continuará con el resto de la producción, ya que esto, le repito, está bien pensado para destruir a aquellos que siempre enfrentamos a toda medida arbitraria que vino de este sector político que no respeta constitución, división de poderes y la propiedad privada.