Expropiación de una empresa privada sin respetar los pasos jurídicos institucionales correspondientes. Negación de los fondos para la construcción de Portezuelo del Viento deuda que tiene la Nación con la provincia de Mendoza. Usurpación de campos fiscales e institucionales promocionados por militantes de la Campora.

Un Presidente que un día dice una cosa y al otro día hace otra.

Una legisladora Nacional claramente alfil de la Vicepresidenta de la Nación, que en el caso de Portezuelo no dijo nada solo que teníamos que sentarnos a conversar, ¿A conversar de qué? Y por otro lado la vemos agradeciendo al Presidente que acepto su brillante idea de expropiación de la empresa Vicentin.

En otros escenarios productivos se rompen cilobolsas, se usurpan propiedades institucionales como los terrenos de la Sociedad Rural de Nogoyá, robo de ganado y muerte a los propietarios del mismo.
Sin contar la mediocridad de las declaraciones de Grabois, ni contar las declaraciones del Inta de nuestra localidad que han desvirtuado la función de esta entidad tan importante para nuestros productores, cuando esta tenía una función de transferencia de tecnología y no de ideología como es ahora; apoyando la decisión política de expropiación.

Los productores primarios de Mendoza hemos padecido por décadas el atropello de la industria y de la falta de estrategia de la clase política para avizorar un futuro sustentable para nuestra actividad permitiendo una concentración económica asfixiante como así también una carga impositiva con las mismas características. No por eso vamos a pedir la expropiación de las bodegas, ni los galpones de empaque, creemos en que los legisladores y nuestros dirigentes políticos escucharan nuestras demandas dentro de la ley.
Solicitamos a nuestro Gobernador y a toda nuestra clase política den lugar a la demanda de sus productores que son los que producen bienes de cambio, en este caso alimentos para nuestro país y el mundo.

Este es el único método para llegar y sostener la soberanía alimentaria. Los problemas fiscales no se solucionan expropiando empresas, ni cambiando por negocios que arruinarían nuestros recursos estratégicos que es el agua.

Si no se puede hacer Portezuelo del Viento el dinero pertenece a Mendoza y se puede invertir en otras obras hídricas, que tanta falta hacen.

La producción mendocina puede dar respuesta a todas estas necesidades sin la ayuda de un populismo que no respeta la ley y humilla a las personas.

“La democracia está en peligro tenemos que defenderla”

Mario Hugo Leiva

Presidente de la Sociedad Rural del Valle de Uco