La acordaron el Senasa, otros organismos públicos y entidades de productores de San Juan y Mendoza.

 

 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) acordó con representantes de organismos públicos y privados vinculados con la producción vitivinícola de las provincias de Mendoza y San Juan la distribución y entrega de difusores de feromonas a productores para el control de Lobesia botrana.

En la reunión, realizada en la sede del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), en la ciudad de Mendoza, se evaluó el estado de las inscripciones de los productores, en ambas provincias, para recibir los difusores de feromonas y la posibilidad de conformar nuevos bloques con la técnica de confusión sexual para la plaga, con el aporte de los privados, como se efectuó en la temporada pasada.

En el caso de Mendoza, hasta el momento se han inscripto más de 8.000 productores y 11.000 propiedades, lo que representa aproximadamente 126.000 hectáreas productivas, según lo informó el Instituto de Sanidad y Calidad de Mendoza (Iscamen). San Juan se encuentra realizando la inscripción.

Entre otros temas, también se analizó el cronograma y los puntos de distribución de los difusores que cubrirán una superficie superior a las 70.000 hectáreas en las provincias mencionadas.

 

Los presentes coincidieron en la importancia de las acciones de capacitación y sensibilización, destinadas a los productores que recibirán los insumos. En este sentido, la directora nacional de Sanidad Vegetal del Senasa, Wilda Ramírez, expresó “la necesidad del acompañamiento entre todos los ámbitos, privados y públicos, compartiendo la misma mirada y conciencia en el control, para generar un crecimiento en el trabajo conjunto hacia un objetivo en común, controlar esta plaga”.

La estrategia para esta temporada prevé la asistencia a productores con  insumos para la implementación de la técnica de confusión sexual, aplicaciones aéreas con feromona asperjable, y utilización de agroquímicos específicos de bajo impacto ambiental. Es importante destacar que está contemplado también el control en propiedades no inscriptas y en condición de semi-abandono.

En representación del gobierno mendocino asistió el presidente del Iscamen,  Alejandro Molero, junto a la secretaria técnica Mariel Vanín, en tanto que por el Ministerio de San Juan participó el director de Sanidad Vegetal, Animal y Alimentos, Diego Molina. Por el Senasa, además de Ramírez estuvo el director del Centro Regional Cuyo, Enrique Closa, y funcionarios del área de Protección Vegetal. Además, representantes de los institutos nacionales de Tecnología Agropecuaria (INTA) y de Vitivinicultura (INV) y de la Universidad Nacional de Cuyo (UNC).

El sector privado estuvo representado por miembros de diferentes asociaciones, entre ellas Bodegas de Argentina, Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), Asociación de Viñateros de MendozaFederación de Cámaras Vitivinícolas, Sociedad Rural de Valle de Uco.