Durante el mes de mayo no se recibieron denuncias de nuevos casos y el seguimiento que realizó el Senasa con los principales hipódromos del país mostró que el número de casos no superó los valores esperables para esta época del año.

A partir de la información brindada por los principales hipódromos del país donde se registró la enfermedad, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) observó que se atenuó la cantidad de casos de influenza equina (IE) y se alcanzaron los valores esperables para esta época del año.

En consecuencia, el Senasa envió un informe final en tal sentido a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que fue publicado en su interfaz de la base de datos del sistema mundial de información zoosanitaria (Wahis), al que se puede acceder desde: aquí

El seguimiento que realizó el Senasa permitió, además del registro habitual de denuncias, monitorear el número de nuevos casos en la población más afectada, por lo que envió a la OIE el mencionado informe final en el que consta que se atenuó la epidemia, que afectó en mayor medida a los caballos de carrera.

En el marco de la responsabilidad que le cabe como país miembro, en marzo pasado el Senasa había notificado a la OIE la detección de brotes de influenza equina con una ocurrencia y distribución mayor a la esperable. En el mismo marco, ahora el organismo argentino informó a la OIE el cambio de la situación de esta enfermedad en el país.

La OIE es la encargada de transmitir la información recibida a todos los países miembros, a fin de que puedan protegerse contra las distintas enfermedades animales. Sus normas, además, son empleadas como referencia internacional por la Organización Mundial del Comercio para el intercambio de mercaderías y animales en pie.

Fuente: comunicación Senasa