La Sociedad Rural del Valle de Uco y sus miembros comunica su negativa a la ejecución de Fractura Hidráulica y, solicita se considere la exclusión del Valle de Uco y Alvear para realizar este tipo de explotación.

Los miembros integrantes de esta Sociedad Rural, luego de conocer semanas atrás la reglamentación de la técnica de Fractura Hidráulica en Mendoza, (conocido como Fracking), y de habernos informado al respecto, emitimos este comunicado a efectos de solicitar se tengan en cuenta nuestras posturas, nuestros argumentos, y nuestros pedidos.

Luego de examinar la información recibida, en primer lugar hemos conocido que dentro de la Dirección Nacional de Minería NO existe roca a fracturar en el Valle de Uco. Solamente en un área de Tupungato actualmente se encuentran las perforaciones tradicionales de extracción de petróleo.

Consideramos en primera instancia, que el Estado debe garantizar los controles: la contaminación no es chica ni grande, se produce. Por ejemplo la minería de cielo abierto es inevitablemente contaminante dado que es a cielo abierto y porque tenemos dos problemas insalvables: los derrames y la evaporación que deviene de las piletas cianúricas.

En el caso del petróleo, por lo que estamos observando, las industrias tienen los métodos para evitar posible contaminación. Pero, ¿quién va a controlar a las empresas? Como consideración particular dudamos de las formas de control, teniendo en cuenta que en años anteriores de administración, esta provincia entregó áreas petroleras al grupo Vila-Manzano, que aún las estamos pagando los mendocinos.

En lo particular, con el tema Francking, detectamos errores: uno de comunicación y otro de control. Nuestra entidad le dice No al Fracking por la deficiencia de estos dos ámbitos. Y como ésta es una investigación en curso, podemos adelantar algunas conclusiones:

Estamos a favor de la energía renovable, pero dado el desastre de provisión de energía que tiene el país, tenemos en cuenta que el desarrollo de la Producción de Gas y Petróleo Convencional y No Convencional, a través del uso intensivo de Fractura Hidráulica en Mendoza, es posible, siempre y cuando, se reglamente y se controle adecuadamente, con personal calificado y los medios adecuados. Por ello, pedimos tomar y exigir el cumplimiento de los siguientes puntos:

  1. Uso mínimo e indispensable de agua dulce (de superficie y subsuelo) considerando que Mendoza es un desierto. Se deberá hacer hincapié en el desarrollo de tecnología que apunten al uso de agua de formación (agua salada).
  2. Cumplimiento estricto de las normas y procedimientos para el transporte y manipuleo en superficie  de productos químicos, para evitar derrames y daños ambientales. Además deben estar definidas claramente las acciones de contención y remediación en caso de accidentes.
  3. Establecer claramente los procedimientos de control de la integridad de las cañerías y depósitos de agua y productos químicos de superficie.
  4. Establecer tipo y periodicidad de los controles, integridad de las instalaciones de los pozos productores, inyectores y sumideros.
  5. Establecer claramente el destino del cutting (lodos y restos de la perforación) y de las aguas residuales provenientes de la perforación y el uso de la fractura hidráulica, prohibiéndose el uso de piletas de evaporación a cielo abierto u hornos.
  6. los Informes de Impacto Ambiental de los Pozos Sumideros para la disposición final de las aguas residuales deberían incluir informes geológicos y de reservorio, en dónde se descarte la posible afectación de acuíferos dulces, como así deberían incluir caudales, presiones y volúmenes máximos a inyectar por pozo. Además incluir puntos de monitoreo y control de posible afectación.
  7. Antes de comenzar un desarrollo, deberían realizarse estudios medioambientales para establecer las condiciones previas al desarrollo (para evitar que digan “esto estaba de antes”), que incluyan análisis de suelo, análisis de aguas, y análisis de superficie y subsuelos.
  8. Las empresas deben contar con un plan de abandono de pozos improductivos y remediación ambiental acorde y debe hacerse cumplir. Actualmente las empresas deben realizar el abandono de los pozos improductivos antes del fin de la concesión (ejemplo 35 años) y de no hacerlo pagar una multa por el pasivo ambiental, el Estado utiliza esos fondos –le sirven- pero el daño ambiental queda.
  9. Finalmente, proponemos la creación de un Fondo para poder solventar estudios desde la Universidad Nacional de Cuyo, para que desarrolle nuevas tecnologías o perfeccione las ya existentes, a efectos de ir pensándonos como una provincia que se autoabastece con energía sustentable.

Enfatizamos que, antes de ponerse de mal humor este gobierno –y los funcionarios del área- debería desarrollar una mejor información de dos puntos claros: comunicación y control sobre la actividad. Otro aspecto importante que alimenta la resistencia que tenemos, es que no observamos la misma fuerza y el mismo interés de la clase política para defender lo que ya está hecho: la producción agrícola ganadera.

Cada vez que la producción primaria opina sobre los impactos ambientales que pudieran llegar a tener estas industrias sobre el agua, se resalta en la voz de funcionarios, el  nivel de ignorancia y el desconocimiento de los productores, y correspondientemente de la población en general. Este es el primer error dado que la gente sabe que las áreas petroleras de la provincia de Mendoza sólo se remediaron 5. El resto goza de buena contaminación.

Como conclusión, nosotros como entidad sabemos que Vaca Muerta es una realidad y que ya está produciendo, y no podemos aceptar, a pesar de las malas políticas que han tenido las economías regionales durante años, que una industria desplace a la otra y que la posible acción sea una agua contaminada para todos los productores.

Y a la vez, solicitamos que el Valle de Uco y General Alvear, se consideren zonas de exclusión de la técnica de fracturación hidráulica. Y en aquellas regiones en donde se realice Fracking se tenga en cuenta lo anteriormente dicho. De no establecer controles debidamente comunicados, reafirmados y reglamentados, no se realice.