Todavía no hay dictamen de comisiones para tratar en el Senado las modificaciones propuestas para la norma que reglamenta la explotación de minerales en la provincia. La falta de agua las frena y hace que las discusiones calienten la calle.

Tras dos meses de intensas exposiciones de todos los sectores que hacen a la vida de Mendoza, tuvo un freno el debate en la Cámara de Senadores sobre dos proyectos de ley que intentan modificar la Ley 7722que rige la explotación minera, presentados por los justicialistas Alejandro Abraham y Juan Agulles.

El debate, sin tener todavía tratamiento de las comisiones de Ambiente, Hidrocarburos, Legislación y Asuntos Constitucionales, se habría empantanado por la fuerte controversia interna entre integrantes de los bloques mayoritarios y la resistencia social, económica y productiva que ha crecido en calles, rutas y pueblos de la provincia.

Esta disidencia tuvo ayer su punto de ebullición cuando pequeños y medianos productores, acompañados por pobladores y jóvenes de los oasis productivos del Sur y del Valle de Uco llevaron a cabo un camionetazo que se concentró en torno de la Legislatura.

El escenario que presentaba a media mañana la sede de la Casa de las Leyes era la presencia en su interior de legisladores de distinto signo político y de empresarios pertenecientes a la Asociación de Empresarios Rodríguez Peña, al Consejo Empresario Mendocino, a la Unión Industrial Mendocino y a la Cámara de Empresas Mineras, mientras en la calle se agrupaban productores nucleados en Confederaciones Rurales Argentina (CRA), las sociedades rurales de General Alvear y del Valle de Uco y asambleas por el Agua de Uspallata, Tupungato, Tunuyán, San Carlos y Alvear, a quienes se les unieron docentes y alumnos universitarios.

Estas organizaciones civiles y sociales consiguieron reunir más de 20.000 adhesiones en toda la provincia, firmadas en dos meses. Estas planillas fueron entregadas en el Senado junto a la indicación de un link, donde alrededor de 8.000 mendocinos también adhirieron de forma digital al pedido de no tocar la Ley 7.722.

El Ciudadano obtuvo la opinión de todos los sectores, entre ellas la de José Moronta, productor de Chilecito, San Carlos, quien dijo que “el agua es la primera limitante que tiene la agricultura en Mendoza, porque si la provincia tuviera más agua habría más agricultura, más mano de obra, más trabajo y más medios. Por lo tanto, el agua para la agricultura es todo y es impensada una agricultura sin agua”.

A la pregunta de si la actividad agrícola no contamina, respondió: “Primero, los agroquímicos desde hace un par de años han tenido un cambio del 100%. Es decir, que día a día se están mejorando, porque son muy pocos los productos que son nocivos, ya que son todos ?línea verde'”.

“Pero además, sobre el cuidado del agua, la agricultura en Mendoza es la que más invierte para su cuidado y preservación. Aun cuando no hay apoyo oficial en el manejo del agua. La mayoría de nosotros (los productores) estamos implementando por medios propios diferentes sistemas: por goteo, presurizaciones y otros, le repito, sin apoyo oficial. Por eso estamos aquí, para hacernos escuchar y que se conozcan nuestros esfuerzos, no solo en lo que producimos, sino en el cuidado del agua. Implementar la minería sería perjudicarnos profundamente y eso lo vamos a resistir hasta donde nos den las fuerzas”, agregó.

También habló con El Ciudadano el titular de la Sociedad Rural del Valle de Uco y representante en Cuyo de la CRA, Mario Leiva, quien aseguró que “el Poder Ejecutivo provincial tiene todas las herramientas para terminar con la posición dominante de quienes deciden los precios viles que están pagando al productor por la uva y por el ajo”.

Y precisó: “Por eso advertimos una sucia maniobra que se pretende hacer con todos nosotros: la ecuación es que si al productor le va mal, le va bien a la minería. El productor, cuando gana plata invierte en el lugar y cuida el agua. Algo que la minería jamás haría, además de contaminar todo a su alcance”.

Por su parte, el productor de General Alvear Aníbal González Lunacomentó que “el diálogo con la señora vicegobernadora Laura Montero ha sido muy franco. Nos dijo que el Senado no trata aún ningún proyecto de los dos que pretenden modificar la 7722, porque ninguno tiene despacho de comisión”.

“Esto es producto de la lucha y de la permanente vigilia de la gente del campo mendocino. Creemos que ambos proyectos se caerán y hasta que eso no ocurra no bajaremos los brazos y nuestras voces de protesta”, advirtió.
cautela y resignación por una demora que no se esperaba.

En tanto, Mario Chabert, presidente de la Cámara Mendocina de Empresas Mineras, le expresó a El Ciudadano: “Lamento mucho que no avance el tratamiento en el Senado de los dos proyectos de ley, después de todas las exposiciones y el trabajo técnico que se ha mostrado. Creo que el tema tiene un trasfondo delicado por cuestiones políticas”.

Además aseguró que “el optimismo de los empresarios está ahí, como lo hemos hecho siempre. Esperando que los legisladores voten no pensando en las diferencias políticas que tienen entre ellos, sino a favor de la gente, del trabajo, de la generación de riqueza, de mejorar el estado de la provincia. Porque queremos una actividad minera lícita y noble que otorgue a la gente riqueza y crecimiento”.

Finalmente, nuestro diario obtuvo algunas respuestas del senador Abraham (Unidad Ciudadana – PJ), autor de uno de los proyectos en discusión, quien anticipó: “En unos días vamos a redactar algunos borradores de acuerdo a todas las propuestas que hemos recibido en el tratamiento que le han dado las tres comisiones del Senado a los dos proyectos. Quizá, con mucha suerte, en una semana más tengamos despacho de comisiones y luego el tratamiento de un proyecto en el recinto de sesiones”.

Para el legislador, “esto no es un tema fácil ni sencillo de resolución. Por eso en un principio intentaremos lograr despacho de comisiones diferenciando los dos proyectos, porque el objetivo supremo es intentar el desarrollo de la actividad minera debidamente controlada, sustentable y no contaminante”.

Abraham lanzó: “Para hacernos críticas entre ambos sectores tenemos sobrados argumentos en los dos lados. Pero me parece que tendríamos que tener un punto de inflexión, en este caso el agua. Un elemento que está faltando y que está en estado crítico. Por eso pienso que con los millonarios recursos que obtendríamos de la minería podríamos lograr una reconversión para que haya agua para todos, aún en épocas de sequía, como la que hoy afecta a la provincia”.

Fuente: El Ciudadano